Las afinidades electivas

Estamos condenados a amar. La investigadora Helen Fisher del Departamento de Antropología de la Universidad de Rutgers, (EE.UU) ha conducido un extenso estudio sobre la evolución, la expresión y la ciencia del amor en su libro The science of love, and the future of women donde defiende que amamos porque hace millones de años, nuestros antepasados necesitaban este flujo cerebral, estos impulsos y sentimientos para dirigir su cortejo, apareamiento, reproducción y paternidad. El impulso del amor está profundamente imbricado en el cerebro humano. Por lo tanto, el amor es una necesidad fisiológica, un instinto animal y también el resultado de un flujo químico en el cerebro. Pero…

¿Por qué nos gusta una persona en concreto entre todas las demás?

Tales Of The Unexpected. Tim Walker

Fotografia de Tim Walker para Vogue UK.

Cuando crecemos, inconscientemente empiezan a gustarnos y disgustarnos determinadas cosas, incorporamos valores específicos, ideas y principios. Configuramos nuestro gusto y construimos inconscientemente un mapa del amor que funciona como un conjunto de rasgos que buscaremos en nuestra pareja. Los hombres se guían fundamentalmente por la vista, porque durante millones de años medían a sus parejas en términos de juventud, salud y fertilidad: necesitaba elegir una compañera que pudiera darle hijos sanos. Y lo hacían, mirando y contemplando el físico de las mujeres, que a su vez pasaban la vida intentando tener buen aspecto porque eran conscientes de esta susceptibilidad masculina. ¿Y qué buscaban las mujeres? Ellas necesitaban calibrar la habilidad de su pareja para proveer y proteger a sus vástagos. Y lo hacían, escuchando lo que el hombre les decía: no se puede saber si un hombre es amable, generoso y sincero con mirarle, hay que conversar. Es un mecanismo de adaptación que las mujeres probablemente han poseído durante cuatro millones de años, para conseguir al hombre adecuado.

Según Fischer los hombres se enamoran más deprisa que las mujeres debido a que se basan en un factor visual. Y las mujeres tardan más porque tienen más que perder cuando eligen a un compañero: no olvidemos que son las mujeres quienes gestan al bebé, atraviesan el peligroso proceso del parto y después lo crían durante su infancia. Por tanto, las mujeres tienen que ser, en cierto modo, más cuidadosas a la hora de escoger.

Si los hombres se guian por un factor visual ¿Podemos pensar entonces que los hombres, por lo general, prefieren a las mujeres bellas que a las inteligentes? Parece ser que tienden cada vez más a elegir a las mujeres por su cerebro ya que hoy en día, tanto hombres como mujeres desean una pareja suficientemente lista para traer un salario a casa y mantener una conversación. Nos movemos hacia matrimonios compañeros, entre iguales, donde ambos trabajan, proveen a la familia y son educados e intelectualmente estimulantes. En este medio, lo que se espera de las mujeres y de los hombres es que sean competentes e inteligentes.

Sobre si es posible enarmorarse de dos personas a la vez, esta investigadora afirma que es muy posible sentir un profundo apego por una pareja con la que uno lleva mucho tiempo, y a la vez estar locamente apasionado por un amor romántico hacia otra persona distinta, y además sentirse atraído sexualmente por otros individuos. Estos tres sistemas cerebrales (lujuria, amor romántico y apego) resulta que no están bien conectados a nivel cerebral. Pero lo que sí parece imposible es sentirse locamente apasionado por un amor romántico hacia más de una persona al mismo tiempo. El amor romántico está asociado con la obsesión hacia una persona, y es imposible obsesionarse con dos personas a la vez.

Enfín, que tendimos a enamorarse de alguien que tenemos alrededor, próxima y también nos enamoramos de personas que resultan misteriosas, que no conocemos bien… Pero lo único que necesitamos para enamorarnos por encima de todo es precisamente estar dispuestos a enamorarnos.

Más:

Entrevista a Helen Fisher. Blog de Eduard Punset.

Las afinidades electivas. Goethe.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Caviares de libros, Caviares rosas y otras cosas

9 Respuestas a “Las afinidades electivas

  1. Tus últimos post están quedando muy buenos. Es que además me agarras mis puntos.

    Saludos.

  2. “¿Podemos pensar entonces que los hombres, por lo general, prefieren a las mujeres bellas que a las inteligentes?”

    Personalmente, y quizás sea algo irrelevante y autoreferencial que nada tiene que ver con el post, me parece que una mujer bruta, o “intelectualmente poco estimulante”, pierde todo el atractivo físico que pudiera tener. Así de simple.

    Y respecto al segundo punto: por supuesto que puede uno enamorarse de dos o más personas al mismo tiempo. El amor no es algo absoluto que se reserva a una sola persona, es un sentimiento que puede, y de hecho, se manifiesta en distintas personas y de distintas maneras.

    Cuando uno se enamora de dos al mismo tiempo es porque la vida es una mierda demasiado irónica y a veces te presenta a dos personas ideales al mismo tiempo =)

    Afortunadamente ahorita estoy medio deslumbrado por una chica que, además de ser bella, es inteligente. Pero, como siempre, me muevo con mucha cautela, demasiada, casi como los personajes de In the Mood For Love, leeeeennnntmente…

    ¡Fuck! Este comentario ya no tiene nada que ver con el post sino conmigo =)

  3. Grognon

    Coincido plenamente con John Manuel en lo referente a que cualquier mujer, por mucho atractivo físico que tenga, si no es ciertamente motivante intelectualmente pierde todo el interés en una relación a largo plazo.

    A pesar de que yo no sea el romanticismo personificado, le dedico este comentario a la mujer de la cual yo soy su humilde pretendiente, bellísima a la par que inteligente.

  4. **
    Fantástico Post.
    Inteligencia+ belleza+imperfección+misterio: Una bonita historia de amor

  5. *Juniper: Gracias, brindemos por estos puntos en común. ^_^

    *John Manuel Silva: le deseo muchísima suerte con su chica bella e inteligente, dejarse deslumbrar es fantástico. Cuidado con tanta cautela… Un abrazo.

    *Grognon: ¿Quién no se dejaria pretender por usted?

    *Fuckyngstyle: Me gusta el resultado de su ecuación 😉

  6. arturovillarrubia

    En mi opinión el amor tiene mucho de construcción cultural.

  7. Eso espero Arturo… me niego a pensar que solo se trata de química ^_^.

  8. orlando

    Eso de las afinidades electivas me suena, lo que hace el cava 🙂

    Yo creo que no hay que intelectualizar cosas que son totalmente irracionales. Porque aunque probablemente sea una construcción cultural, en el momento que se produce es definitivo el azar.

  9. Orlando… repetiremos de cava ¿no? Si nos lleva a la inspiración, bendito sea… ¡y lo bueno y fresquito que está !
    Azar… ¿y si todos estos científicos se equivocan y sigue siendo el Cupido ciego que nos lleva a enamorarnos literalmente de cualquiera?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s