La delgada línea roja entre copia y homenaje

“Toda producción lleva en su núcleo la copia y, en consecuencia, se halla contaminada de falsificación. Cualquier pintura comporta una falsificación puesto que sin importar su realismo se basa inexcusablemente en la reproducción, deliberada o no, digerida, metabolizada, aberrada, de otro modelo anterior. Por este camino fue como la pintura moderna fue escapando de su modelo real y realizándose en sí. El original pues no será nunca el que garantizadamente proceda de la obediente mano del artista sino de su memoria particular. ¿Será concebible imaginar algo sin copiar de algo? Absolutamente no. Todas las obras son una deliberada manipulación de lo visto y recordado. La copia es la materia natural de la creación.” En boca de Vicente Verdú.

Ya sabemos que precisamente porque “copiaban” a Platón los artistas no le hacían demasiada gracia. Y es que él estaba convencido de que la mímesis total era imposible y de que la copia no podia acercase cada vez más al original, sino todo lo contrario. Esta se alejaba más y más con cada copia y este alejamiento del original lo concebía como distanciamiento de la verdad (la gran obsesión de Platón). A las copias las afecta la entropía, el accidente, el error: el síndrome del teléfono descompuesto. Este es uno de los motivos que me hacen pensar en Platón como un auténtico radical en busca de algo que considero tan dudosamente existente como es lo original y lo verdadero. Será que me gusta más perderme en la fantasía, lo falso y en alguna que otra copia adulterada de la austera e insulsa verdad. Pero… hablemos de homenajes.

Homenaje. Uno de los artistas más homenajeados ha sido Jean-Aguste- Dominique Ingres, gran maestro en el arte de captar la belleza del cuerpo femenino desnudo.

jmooreJulianne Moore. Portada de American Photograph (2003). Michael Thompson.
ingres_odalisqueGrande Odalisque (1814). Jean-Auguste-Dominique Ingres

En este caso no hay duda de que estamos frente a un homenaje. La postura, el decorado, todos los elementos de la fotografía de Thompson están destinados a rendirle tributo a la odalisca de Ingres, pero en una versión infinitamente más púdica (Julianne Moore no se nos aparece sensual mostrando el pecho y  las nalgas como sí lo hace la insinuante odalisca),  y su cuerpo, a pesar de la belleza de Moore, resulta rígido si lo comparamos con la  sinuosidad del cuerpo femenino pintado por Ingres. Intentar homenajear a los grandes es muy complicado, porque confrontándonos a ellos puede que desvelemos de golpe todas nuestras carencias.

Pero no nos engañemos, hay ocasiones en las que el homenaje es tan bueno o casi mejor que la obra homenajeada:

manray Le violin d’ Ingres. 1924. Man Ray.

Man Ray admiraba la obra de Ingres y se dedicó a realizar una serie de fotografias inspiradas en sus famosos desnudos. Una de ellas nos muestra a la modelo Kiki de Montparnasse en turbante, de espaldas y con dos marcas en forma de  f en la espalda que transforman el cuerpo de la modelo en un instrumento de cuerda. Man Ray sabía que Ingres tocaba el violín, y con esta fotografía guiñaba el ojo al espectador dando a entender que él tocaba a Kiki como Ingres su violín. Fue un gran seductor Man Ray.

Ingres_valpinconLa Baigneuse. Jean-Auguste-Dominique Ingres. 1808. Musée du Louvre. Paris.

A su vez, Ingres también se inspiró en varias fuentes: los manieristas toscanos (Bronzino), y de un grabado de Jacob Van Loo (Le Coucher à l’italienne) pero sobretodo de Rafael -de quien fue admirador toda su vida- para trazar sus geniales dibujos. Para la “baigneuse” se inspiró en una de las gracias que el gran maestro pintó en la loggia de Psyché de la Villa Farnesina.

raphaeldet2Detalle de uno de los frescos de la Villa Farnesina (1518-19). Cupido con las tres gracias. Pintado por Rafael y sus pupilos.

Las mujeres de Ingres son un constante homenaje a Rafael, que le servió de guía para su particular búsqueda: la perfección. Ingres persistió en los mismos temas para alcanzar su ideal. La obra Bain turc (1848-1864, Louvre), retomará años más tarde la idéntica “baigneuse” de su juventud para situarla en el centro del lienzo.

De copias, fakes y de falsificaciones escribiré pronto. Ahora mismo prefiero dejarme seducir un rato más por las bellas damas desnudas de Ingres, de “volupté profonde” (Baudelaire) y casta, sin tiempo ni movimiento, donde todo parece tranquilo, simple.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Caviares de arte, Caviares de fotografia

6 Respuestas a “La delgada línea roja entre copia y homenaje

  1. La originalidad está sobrevalorada, vicio heredado del romanticismo. Antes de esta moda, los artistas basaban su prestigio en emular a los clásicos. Por otra parte, en el caso de las artes plásticas, estaba el problema de la documentación, peliagudo antes de la fotografía y de Google. Carpaccio, por ejemplo, tenía una colección de grabados de las que sacaba sus personajes; vemos como se repiten en los diferentes cuadros, a veces ocupan un lugar más importante y otras son figurantes de tercera. Incluso Ingres, que debía tener dinero para pagar modelos en cantidad, repetía; de hecho en El Baño turco, no sólo la gran odalisca, todas las figuras están sacadas de obras anteriores y viejos bocetos que el pintor había acumulado a lo largo de su vida. Se pueden identificar todos sus antiguos amores y antiguas modelos. Estaba en la cumbre de su fama y en la vejez de su carrera, no temía el escándalo que pudiera producir, como el pobre y joven Sargent del que nos hablaste hace unos días. Alain Jaubert hace un anánlisis pormenorizado de este cuadro y de la identidad de cada personaje en una edición de su programa Palettes, me dejó loco; aquí pueden hacerse una idea, e incluso descargárselo completo por unos durillos.

    Otra cosa: las diferencias de la versión con Julianne Moore respecto al original no sólo son por recato, la original tiene demasiadas vértebras y el pecho visible es como un quiste en la axila, requisitos que, felizmente, Julianne no cumple: Ingres no dudaba en retorcer la realidad cuando le convenía.

  2. Gracias por el enlace Evil Preacher, lo leeré atentamente. Ingres prolongaba las espaldas de las mujeres poniéndoles más vertebras, Botticcelli les hacia unos cuellos imposibles, y Thompson retoca todo y más con Photoshop a Julianne Moore -que en mi opinión no lo necesita-. Lo siento, en esta ocasión me siguen gustando más los engaños de Ingres.

  3. Justamente Jaubert, para explicar las distorsiones que introduce Ingres, hace referencia al Photoshop. La verdad es que es una herramienta que ha puesto al alcance de todos lo que los pintores siempre han hecho: ya Zeuxis usó en su momento el cortar y pegar, según la leyenda: puesto que la mímesis era incapaz de llegar a la perfección del original, la del modelo y no digamos de la Belleza del mundo de las Ideas platónicas, en lugar de basarse en la más bella muchacha para representar a Afrodita, escogió los mejores rasgos del grupo de las más bellas, una manera de esquivar las prevenciones platónicas contra el arte ya que el resultado, aunque no llegara a la belleza ideal, sí sería mejor que sus reflejos materiales encontrados en la naturaleza.
    Sin duda esa es la excusa para esas licencias de Ingres y otros: violan la naturaleza para acercarse a un ideal. Al menos antes, seguro que Thompson pretende solamente que su foto recuerde al resultado obtenido por los clásicos, sin por ello adscribirse al neoplatonismo.

  4. mefisto

    “Toda producción lleva en su núcleo la copia y, en consecuencia, se halla contaminada de falsificación. Cualquier pintura comporta una falsificación puesto que sin importar su realismo se basa inexcusablemente en la reproducción, deliberada o no, digerida, metabolizada, aberrada, de otro modelo anterior.”

    Correcto. Y si se leen esas líneas con atención se corroborará, que toda opinión de Vicente Verdú es un vulgar lugar común embadurnado de empalagosa pedantería.

  5. mefisto

    Perdón por la coma que sobra. O mejor: colóquese la coma de después de “corroborará” el la línea de abajo, después de “común”.

  6. Mefisto, puede ser que las palabras de Verdú sean pedantes y vulgares para su gusto. No lo lea, hay cosas más interesantes a hacer. http://mascaviar.tumblr.com/post/168430109/petitesade-koneja-asi-asi
    Cierto. Algunas “vulgaridades” me gustan mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s