Helmut Newton y la divina desnudez

La moda tiene sexo. Y la fotografía se ha encargado de mostrarlo sutilmente desde mediados del siglo XX, cuando ilustres nombres como Erwin Blumenfeld o Fernand Fonsagrives ya se atrevían a mostrar desnudos femeninos cubiertos por gasas o expuestos al sol. Desde entonces muchos han sido los fotógrafos que han “alegrado” la moda con su particular visión sexual de ella… Pero ninguno ha hecho del sexo su principal fuente de inspiración para realizar trabajos que resultaran realmente transgresores como lo hizo Helmut Newton. Por este motivo la editorial Taschen, diez años después de la impactante publicación del libro de Newton Sumo (el libro más caro y de mayores dimensiones del siglo XX), le rinde homenaje al maestro de la osadía con una reedición más asequible en tamaño y precio -no se engañen, pesa y no es precisamente barato, pero vale la pena por tratarse de una delícia y una maravilla para los sentidos-.

Newton-self portraitAutoretrato con su mujer y modelos, París 1981

Helmut Newton, el berlinés nacido en el seno de una rica família judía, el que fue un niño sin ningún interés por los estudios pero con una gran fascinación por las cámaras.El que escandalizó e intrigó al mundo de la moda durante medio siglo con sus provocativas mujeres y su fama de enfant terrible. Una fama ganada a pulso. “La noche de los cristales rotos” le obligó a huir rumbo a China pero acabó en Singapur, donde pronto se convirtió en gigoló y amante de una mujer mayor. Se volvió a subir a un barco, esta vez rumbo a Australia, donde comenzó a trabajar como fotógrafo en la edición de Vogue para este país  y donde conoció a su inseparable esposa June.

juneJune Newton, París 1972

Pero fue en París donde Newton encontró el lugar perfecto para un estilo que lo convirtió en el “rey del vicio y príncipe del porno”. El Newton que ilustra la famosa sesión para Vogue París donde el esmoquin de Yves Saint Laurent contrasta con la pálida desnudez de una modelo en actitud fría y desafiante frente a la seducción de una mujer andrógina, moderna y terriblemente sensual.

Yves Saint Laurent-NewtonRue Aubriot, Yves Saint Laurent, French Vogue, París 1975

Estamos ante el fotógrafo que en 1976 transformó la boutique de Hermès de la rue Faubourg Saint-Honoré en el sex-shop más caro y lujoso del mundo para el Vogue francés; en los expositores exhibió espuelas, látigos, accesorios de cuero… y a las dependientas las vistió de estrictas institutrices.

saddleSaddle I, Paris 1976

Las feministas se le hecharon encima acusándole de ser un esclavo de la sociedad de consumo y de mostrar a las mujeres como “trozos de carne”, ante lo que Newton respondía: “Lo único que me importa es que deletreen mi apellido correctamente” o “Para los que se escandalizan ante mis fotos sólo tengo una respuesta: hay que estar a la altura, incluso de la mala reputación”. Probablemente sea Manolo Blahnik, gran admirador del maestro, quien más razón tiene al definir la fotografía de Newton: “La estética femenina de Newton era única. Fue un hombre que fotografió a mujeres que realmente parecen mujeres”.

American PlayboyVoyeurism, American Plaboy, Los Angeles 1989

En sus últimos años de trabajo, Newton no se sintió muy a gusto con la política empresarial de las editoriales, pero Anna Wintour y Franca Sozzani siguieron apostando por él hasta que un ataque cardíaco al salir del Château Marmont de Los Ángeles en 2004 le hizo perder el control de su Cadillac.

Carla Bruni y sus padres. NewtonCarla Bruni con sus padres, Vanity Fair, Cavalaire, Francia 1992

Su legado se encuentra en la obra fotográfica de sus “herederos”, especialmente en la de Terry Richardson, aunque también podríamos citar a Mario Testino, Steven Klein, David Lachapelle, Ellen Von Unwerth, el dúo Inez van Lamsweerde y Vinnodh Matadin, Paolo Roversi, Mario Sorrenti… y tantos nombres más que como nosotros han sucumbido a la belleza de unas fotografías que nos demuestran que la moda además de tener sexo, lo practica.

Algo más:

-Entrevista a Helmut Newton por Michael Kaplan en Graphis, Sep/Oct 2002

-The Helmut Newton Foundation

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Caviares de fotografia, Caviares de libros, Caviares de moda

10 Respuestas a “Helmut Newton y la divina desnudez

  1. Como de costumbre excelente entrada en tu blog. Uno siempre sale con el sentimiento de haber adquirido algo valioso cuando pasa por aquí. Al parecer Newton pudo haber partido del puerto de “el sexo vende” para ir a aguas más interesantes. Y la manzana de su gravitacional tocayo queda sólo como símbolo. Saludos.

  2. John Manuel

    A mi me encantan los buenos desnudos (buenos, nadie ha dicho playboy, ni ninguna basura por ese estilo). Mis favoritos son los de David Lachapelle y, no sé por qué, pero las fotos de desnudos en blanco y negro, como las que pones en tu post, me parecen excepcionales, casi todas.

    Buen post, como dice el pana que comenta más arriba, uno siempre siente que cuando pasa por este blog le queda algo valioso.

  3. -Mobtomas: Newton sabía que el sexo vende como comentas y lo supo rentabilizar, pero dejó unas imágenes tan bellas por el camino… Gracias por tus palabras, ya he comentado en alguna otra ocasión lo mucho que me sonrojo cuando me dicen cosas bonitas.

    -John Manuel: Playboy ha perdido estilo, pero en su momento sacó desnudos bellísimos. La edición francesa está intentando recuperarlo, ya veremos… Y me hace pensar en que olvidé citar los desnudos de Sam Haskins… Bueno, a Haskins puede que le dedique una entrada en el bloc en breve. Gracias también por tu comentario, una se siente realmente mimada…

  4. John Manuel

    Pos claro. Yo no hablaba de la maravillosa revista Playboy que rompió mitos y tabúes; y que en algún momento fue verdaderamente vanguardista.

    Esa genial revista en la que llegó a escribir un genio como Truman Capote, o que publicó textos de Arthur Miller, que hizo las memorables fotos de Marilyn Monroe, o Bo Derek.

    No, me refiero al bodrio de ahorita. En Venezuela sacaron una edición criolla que es, DE – TES – TA – BLE. En México todavía conservan algo de calidad, pero es gracias a ediciones esporádicas. La gringa sólo trae fotos balurdas de Tiffany, o Allison, o cualquier otro nombre de rubia estúpida. Además, no se en que momento las ediciones norteamericanas de Playboy se volvieron tan etnocentrista. No hay mujeres negras o asiáticas, sólo rubias con silicones en las tetas.

    Sólo espero que le edición de noviembre, con Marge Simpson en la portada, sirva de vuelta de tuercas para recuperar un poco el estilo original de la publicación.

    Y bueno, tú mencionas la francesa, la cual, honestamente, no sigo, aunque la buscaré en Internet.

    Seguiremos mimándola, señorita.

  5. t

    caram caram caram! bones fotos, sorpresa amb la de la Bruni, nena!

  6. t: la de la Bruni … em va impactar el tamany del seu peu! ^_^

  7. evacolon

    He leido hace pocoa Annie Leibobitz que Helmut Newton no usaba flashes. Solo la luz natural fuese la que fuese incluyendo al luz del mediodia.

  8. Eva, entonces ya existe un motivo más para entender que a T. Richardson lo llamen el nuevo Helmut Newton ya que él tampoco utiliza focos ni trípodes ni cambia de objetivo, no utiliza flash ni hace polaroids. me sorprende gratamente que Newton no los utilizase, no soy muy amante del uso/abuso del flash. ^_^

  9. Playboy fue, durante muchos años, la mejor revista del mundo en todas sus áreas (diseño, colaboradores, fotografía, entrevistas, línea editorial…)

    En cuanto a sus modelos, eran producto de una selección de miles de aspirantes, y el lector tenía la garantía de que en la revista saldrían las mujeres más sexis del mundo. Estuvieran donde estuvieran, Playboy las localizaba. Era un canto a la belleza, una celebración, y no tenía nada de pornográfico.

    Y abundaban las no profesionales. Ahora hay revistas chuscas que tratan de hacer algo parecido con los castings de vecinas y tal, pero suelen sacar chonis patilargas, con la nariz torcida, que opositan o policía municipal, o así.

    Y una cosa más, el nivel de excelencia del Playboy de los 60 es imposible de recuperar por nadie.

  10. Miguel P. de Lema: como ya cité en comentarios anteriores, admiro el pasado de Playboy. Aquí un enlace con algunas de sus históricas portadas: http://cyanatrendland.com/2009/10/29/playboy-archives-from-1954-to-2006/ y un histórico de 50 años de la Playboy: http://playboy.covertocover.com/
    Probablemente el momento de la Playboy acabó y ahora nos encontramos con nuevas necesidades y nuevos medios… El futuro de las revistas en general se ha complicado por la presencia de internet y no les debe estar resultando nada fácil encontrar la fórmula para dar con aquello que lleve a los lectores a comprar las ediciones impresas. Es el gran reto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s