Archivo mensual: febrero 2010

Manuales de urbanidad para señoritas

El único manual de urbanidad femenino al que tuve acceso fue la revista para adolescentes Super Pop (no se pierdan su “Test chic@s“), con secciones memorables como “Mi primera vez” donde una “experta” y los comentarios de las lectoras aconsejaban sobre como vestirse en la primera cita con un chico (ni demasiado zorra ni demasiado recatada solía ser la recomendación) y que además tenían el poder de convencernos a todas de que perder la virginidad era algo así como pasar por el matadero, con explicaciones minuiciosas sobre la pérdida de sangre y los dolores.

Probablemente eran más entretenidos los manuales de antaño y todos sus preceptos para crear auténticas niñas bien. Su lectura nos habría convertido sin duda  en  chicas buenas y no en unas  malas féminas… O no. Porque las chicas buenas y bien educadas en el 1929….

Y las chicas malas

¡Ay!  pero si creo que cumplo con todos los requisitos de esta chica tiesa y presumida que sale sin acabarse de vestir… La culpa la tiene la Super Pop, entiéndanlo.

A la chica mal educada le gusta la diversión…

Si les ocurre como a una servidora y creen que ya es demasiado tarde para redimirse de tanto pecado y aprenderse las normas de esta “Cartilla de Urbanidad para niñas“, siempre pueden recurrir a  los consejos del manual para jovencitas (perversas) de Pierre Louÿs; “Manuel de civilité pour les petites filles à l’usage des maisons d’éducation“:

Lo que no se debe decir:

-No digas “mi coño”. Di más bien “mi corazón”.

-No digas “tengo ganas de follar”. Di más bien “estoy nerviosa”.

-No digas “gocé como una cerda”. Di más bien “me siento algo cansada”.

-No digas “voy a masturbarme”. Di más bien “ya vuelvo”.

Como comportarse en la mesa:

-No hagas entrar y salir un espárrago por entre tus labios, al tiempo que le haces ojitos dulces al joven que quieres seducir.

-No uses un par de mandarinas para ponerle los cojones a un banano.

-Si masturbas a un vecino dentro de su servilleta, hazlo con discreción para que ninguno de los otros comensales lo note.

-No le des lambetazos a un albaricoque abierto, picándole el ojo a la lesbiana más célebre de la compañía.

-Si encuentras un cabello sospechoso en la sopa, no digas: “¡Fantástico, un pelo del culo!”.

Y en clase…

-No dibujes en el tablero las partes sexuales de la maestra, sobre todo si fue ella misma quien te las mostró en la intimidad.

-Después de masturbarte bajo el pupitre, no te seques el dedo mojado en el pelo de tu compañera de adelante, a menos que ella te lo pida.

-Si te parece más cómodo ir a masturbarte en los servicios, pide permiso simplemente para salir: nunca digas para qué.

Resumiendo, un maravilloso compendio de sabios consejos para convertirnos en unas perfectas y educadas damas.

Sobre cómo deben comportarse los jovencitos…  recuerden que esto es de muy mala educación:

Via 9 0 0 0

Y aquí les dejo el enlace de la versión “para niños” de la “Cartilla moderna de urbanidad para niños” , para que aprendan a ser buenos.

P.S: Gracias Neno por pasarme la información sobre estas deliciosas “Cartillas modernas”.

Anuncios

32 comentarios

Archivado bajo Caviares de libros, Caviares rosas y otras cosas