Clams Jorjobert y la bella Gaviale

Clams Jorjobert y la bella Gaviale tenian una relación particular. Ella como su nombre indica era bella, comía pastelillos tunecinos de pistacho mientras Clams Jorjobert planificaba como robar una locomotora para satisfacer a su mujer, adicta a los caprichos extravagantes a los que él cedía por darse y darle placer:

-También podría robar una locomotora con la misma facilidad -explicó Clams Jorjobert-. Pero seria preciso que me cubriera las manos de grasa y la cara de carbonilla. Además, a pesar de que tengo estudios superiores, me podría ocurrir que me descubriera incapaz de conducir una locomotora.

-Oh! -dijo Gaviale-. Te las arreglarías muy bien.

-Prefiero no intentarlo- repuso Jorjobert-. Por añadidura no soy ambicioso, y una media de cien mil diarios me satisface plenamente.Ello por no mentar el inconveniente de los raíles. Circular sin autorización por la red del ferrocarril me traería muchos problemas. Y por la carretera, con una locomotora, llamaría la atención.

-Te falta arrojo -afirmó la bella Gaviale-. Por esto te amo… Oye, me me gustaría pedirte una cosa.

American Railroads – The Great Day Has Come (1945). Anuncio publicitario.

La bella Gaviale no se enfadó por la repentina falta de coraje de su amado porque ya tenia en mente otro objetivo…

-Lo que quieras, querida mía -respondió Clams Jorjobert. Y al decirlo se pavoneaba con su uniforme de chófer. Ella le atrajo hacia sí y le dijo unas palabras al oído. Acto seguido se sonrojó y escondió la cara en un cojín desvencijado. Clams se rió con toda su alma.

No sabemos qué le pidió la bella Gaviale a Clams, pero la respuesta fue digna de todo un caballero:

-Ya está, querida mía -dijo-. Aquí traigo el uniforme. Tiene de todo, hasta hacha. Dispondrás de tu coche de bomberos cuando lo desees.
-¿Podremos pasearnos en él el domingo?
-Desde luego.
-¿Y tendrá una escalera muy grande?
-Tendrá una escalera muy grande.
-¡Querido, te quiero!

Fire Belle. Gil Elvgren. 1958.

La bella Gaviale era feliz, pero también insaciable, lo que le acarreó algún problemilla a Clams Jorjobert:

En la cárcel, a Dodilongo se le hacía el tiempo luengo. Escuchó pasos que se acercaban, y se levantó para ver quién era. El carcelero se detuvo delante de su puerta, y la llave hurgoneó en la cerradura. Clams Jorjobert pasó al interior.
-Hola -dijo.
-Se te saluda, viejo -respondió Dodilongo-. Muy amable de tu parte venir a hacerme compañía. El tiempo se me estaba haciendo demasiado luengo. Los dos se rieron a pesar de que la astucia lingüística quedó hecha ya unas líneas más arriba.
-¿Por qué estás aquí? -preguntó Léon.
-Por una tontería -suspiró Jorjobert-. Acababa de birlar el coche de bomberos… Pero las mujeres son insaciables. Se le antojó una carroza
fúnebre
.
-Es una exagerada -dijo Dodilongo comprensivo, pues su mujer nunca había pasado del autocar de treinta y cinco plazas.
-¿Verdad que sí? -continuó Clams-. Bueno, el caso es que compré un ataúd, me metí dentro y me fui a buscar la dichosa carroza.
-No comprendo por qué tuvo que salirte mal –dijo Dodilongo.
-¿Alguna vez has intentado caminar metido dentro de un ataúd? -prosiguió Clams-. Me hice un lío con los pies y, al caer, aplasté a un perrito. Como era el de la esposa del director de la prisión, la cosa vino por sí sola.
¿Te das cuenta?
Léon Dodilongo meneó la cabeza.
-¡Caramba! -dijo-. Mala pata…

La historia de Clams Jorjobert y la bella Gaviale la contaba Boris Vian en su relato “Mala pata“, incluído en el libro El lobo hombre. Y yo me pregunto de dónde sacaba Vian a estos hombres dispuestos a regalarnos un coche de bomberos, una carroza fúnebre… Quizás los imaginó, o quizás solo existían en el París de los 40s-50s… o se extinguieron querido Boris. Continuaré soñando con mi coche de bomberos, por si acaso…

Post relacionado en Más caviar, por favor…: Boris Vian

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Caviares de libros

8 Respuestas a “Clams Jorjobert y la bella Gaviale

  1. Y ¿para qué un coche de bomberos? Me parece excesivo y más complicado que un vulgar pedrusco de carbono cristalizado.

  2. Illuminatus… la presencia, el color y el erotismo de un coche de bomberos no es igualable a la de un pedrusco de carbono cristalizado… aunque estos pedruscos sean “los mejores amigos de las mujeres”¿O me equivoco y no sé valorar tal prodigio? Atreverse a decir que ni los diamantes igualan la hazaña de birlar un coche de bomberos puede resultar poco fino, lo sé. Pero hay algunos detalles secundarios como son el hecho de lo bien que sientan los trajes de bomberos. El traje que más me gusta es el de los sapeurs-pompiers de París 😉

  3. Desde un punto de vista geológico, ningún robo perpetrado por hombre alguno puede igualar las fuerzas telúricas implicadas en la formación de los diamantes. Es como comparar lo de la Comunidad del Anillo a uno que baja a comprar el pan a la esquina.

    Sobre el fetichismo bomberil, por otro lado, no me pronuncio pero creo que ahí la gracia va en el “relleno” de los camiones y los trajes per se.

  4. Ayer en el metro, vi a un chico leyendo el lobo hombre. Se me puso una sonrisa de oreja a oreja y pense que todavía había esperanzas…

    Imaginate si alguien hubiera llegado a darse cuenta que soy adicta a los caprichos extravagantes y me lo consintiera… lo mismo me daría un infarto, pero no creo que nunca lleguemos a saberlo.

    M

  5. -Illuminatus: Tendré que estudiar las fuerzas telúricas implicadas en la formación de los diamantes… Me declaro terriblemente incompetente en este asunto… y eso que me gustan mucho estos pedruscos…

    -Mclover: ¿Un chico leyendo el Lobo hombre en el metro? ¡A por él! -hay pocos- Que quizás se ha dado cuenta de la importancia que esconden los caprichos extravagantes… y se los consienta ^_^

  6. creeme, le seguí, pero nos separo un mal transbordo

    M.

  7. Felicidades y suerte! Me pasearé por su blog Otras Marías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s