Cuando el cine comía spaghetti

Antes el cine comía spaghetti. Alejado de los restaurantes de estrella Michelin, de los cafés Starbucks y de las gastronomías de las ya cansinas chicas de “Sex in the City”. Los spaghetti eran el símbolo de la vida y de un cine en el que las películas sabían interpretar con pasión los temas que se encontraban en el corazón del público. Unas películas en las que  la gente que se movía en la pantalla era el espejo de la que estaba sentada en la sala.

Gina Lollobrigida preparando la pasta para los spaghetti

Una sintonía que con los años parece haberse disuelto. Dentro y fuera de la pantalla encontrábamos algo que nos vinculaba con nuestros personajes y películas favoritas: la felicidad mundana e indescriptible que produce comerse un buen plato de spaghetti. Se demostraba lo que los antropólogos llaman la cultura material, basada en  nuestros comportamientos frente a las cosas concretas de la vida (en las que la relación con la comida es una de las más importantes), y que frecuentemente acababa reflejada en el interior de las tramas que narraba el cine con el objetivo de hacer más creíbles los personajes de sus historias.

Hasta el chico duro de John Wayne lo intentaba…

Poco importaba que los spaghetti tubieran origen chino y que según cuenta la leyenda los introdujera Marco Polo en Italia. Lo cierto es que nadie como los italianos les han dotado de tanto encanto, y entre los 50s y 60s debieron ser pocos los actores y actrices de cine que no se dejaran seducir por la magia de este plato tan -aparentemente- sencillo pero tan variado (los spaghetti all alioglio para cuando regresas de una larga noche de fiesta, alla bolognesa, alla carbonara, con funghi porcini, all’arrabiatta…).

Kirk Douglas los disfrutaba… junto a Sofia Loren

Cabe mencionar que los spaghetti no han formado parte del DNA de todos los italianos. El poeta Giacomo Leopardi los odiaba tanto como a los napolitanos (o quizás odiaba los spaghetti porque odiaba a los napolitanos…): En I nuovi credenti decía: ‘…Tutta in mio danno s’ama Napoli a gara alla difesa de’ maccheroni‘. A lo que los napolitanos le respondieron: ‘E tu fosti infelice e malaticcio perche’… non adoravi i maltagliati, le frittatine all’uovo ed il pasticcio! Ma se tu avessi amato i Maccheroni piu’ de’ libri, non avresti patito aspri malanni, saresti rubicondo e allegro’.

Burt Lancaster… los quería devorar

También era notoria la aversión del futurista Filippo Tommaso Marinetti hacia la pasta. En el ‘Manifesto’ escribía sobre la cocina  futurista: ‘crediamo anzitutto necessaria l’abolizione della pastasciutta, assurda religione gastronomica italiana‘. Una exortación poco exitosa por lo visto.

Sean Connery comiendo spaghetti

Porque…¿Hay algo mejor que un buen plato de spaghetti acompañados de una copa/botella de Chianti? Quizás… Pero para lucir así:

… es necesario comerse unos cuantos platos de spaghetti. Buon appetito!

Más fotos en el libro: Spaghetti & Stars. Damiani editore.

Y…:

Federico Fellini comiendo spaghetti

Cristopher Walken y su afición a los spaghetti

Alberto Sordi comiendo con voracidad los spaghetti en Un americano in Roma

Madonna comiendo spaghetti en la campaña publicitaria para Dolce and Gabanna primavera/verano 2010 (Fotos de Steven Klein).

Totò en “Miseria e nobiltà”. Escena de los spaghetti.

Sus aportaciones ^_^:

Chaplin comiéndose los cordones de las botas como si fueran spaghetti.

Pasta, un drama coreano muy muy relacionado con los spaghetti.

Tony Soprano comiendo pasta y un artículo: Eating like Tony Soprano

La dama y el vagabundo compartiendo un plato de spaghetti

Revolcón culinario de El cartero siempre llama dos veces

-Y más sexo culinario en La Grande bouffe

The Apartment. Jack Lemon innovando la manera de escurrir los spaghetti con una raqueta

Muchas gracias a Arc, Tu, Illuminatus y Miguel por estas maravillosas referencias.


Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Caviares de cine

13 Respuestas a “Cuando el cine comía spaghetti

  1. Arc

    Los podían haber visto en películas e incluso algunos podían haberlos probado pero en 1957 en Inglaterra todavía era para muchos un plato exótico y poco conocido. Con ese desconocimiento contaba un equipo de televisión de programa “Panorama” que emitió un reportaje sobre la cosecha del espagueti en Suiza donde se veía a una familia recolectando la pasta de los árboles. El programa se emitió en “April Fool’s Day”:
    http://www.museumofhoaxes.com/hoax/archive/permalink/the_swiss_spaghetti_harvest/

    Hubiera sido distinta la opinión de Marinetti sobre los espaguetis si se los sirvieran en este plato
    http://www.wipo.int/export/sites/www/pct/en/inventions/pasta_plate/pasta_plate_swissinfo.pdf
    y con estos palillos?

    Creo que sí.

    Otra referencia cinematográfica: en la escena de la bota de “La Quimera del Oro” Chaplin se come los cordones como si fueran espaguetis.

    ¿Se nos ha hecho Pastafari?

  2. tu

    Simpática evocación. Ahora se ve mucho espagueti en las pelis chinas, donde se acostumbra a mostrar la comida y a la gente comiendo en la calle, de todo, no sólo espagueti, como parte de un retrato urbano costumbrista.

    La expo de Fellini en Caixa Forum vale la pena. Y es gratis. Aunque no haya espaguetis, creo.

  3. Si no ha visto Los Soprano, ya tarda. Creo que no debe haber episodio en el que no aparezcan comiendo Pasta de algún tipo: spaghetti, penne, zitti… Eso sin contar con los postres, como esos canoli, que prometo algún día dominar.

  4. Recuerdo otros bonitos iconos del cine pasta: El apartamento, con la raqueta de tenis; el beso de La dama y el vagabundo; el revolcón sobre la mesa de El cartero siempre llama dos veces; el atracón del Gran buffet…

    La pasta -puro hidrato de carbono, hipercalórica y baratísima- fue símbolo de bellezas robustas de posguerra. No es raro que vuelva ahora que la cosa está tan malita, y que las chicas flacas nos recuerdan tanto la escasez…

    Yo creo que saldremos de esta.

  5. -Arc: Los suizos algunas veces hacen cosas raras, muy raras…Uno de mis suizos favoritos es Tinguely, que también tenia lo suyo… nos ha quedado el museo dedicado a su obra, una gozada y una muestra de que Suiza no es tan aburrida y de que sirve para algo más que para blanquear dinero y ver paisajes de Heidi http://www.tinguely.ch/fr/index.html La escena que cita de Chaplin es una delícia. Como otra que tiene que ver con la comida, la de los panecillos que Chaplin convierte en zapatos

    -Tu: Me escapé el fin de semana pasado a la exposición de Fellini, y sí… hay spaghetti… ^_^. Tendré que volver a verla uno de estos dias porque Fellini merece dedicación. Me atrae muchísimo la afición del cine asiático por las escenas de comidas, aunque lo que me sigue sorprendiendo más es como sorben la sopa haciendo ruído, una bella costumbre que nosotros perdimos hace un tiempo.

    -Illuminatus: Lo intenté, le juro que lo intenté con los Sopranos, pero creo que las camisas que me gastaba T.Soprano y sus cadenas de oro me superaron 😦 Pero es una referencia excelente en cuanto a gastronomía italiana, gracias por recordarmelos.

    -La pasta es un gran remedio, como comenta es económica, te llena la barriga y encima tiene nombres simpáticos. Y sí, se puede comer entre dos como lo hacian la dama y el vagabundo o puede estar presente en tórridas escenas como la de El Cartero,,, (¡de esta ya ni me acordaba!). Que vuelvan las bellezas de posguerra, con curvas y muchos spaghetti en el cuerpo.

    ****

    Qué orgullosa me siento de ustedes. Me han gustado mucho todas las referencias que me han pasado, si puedo este fin de semana busco fotos de ellas por la red y añado los enlaces en el post.

  6. Querida, los Soprano es el arte reflejando la vida y Tony es alguien que todos llevamos dentro. Por cierto, muérase de envidia:

    http://www.amazon.co.uk/Sopranos-Family-Cookbook-Allen-Rucker/dp/0446530573/ref=sr_1_1?ie=UTF8&s=books&qid=1269537272&sr=8-1

  7. Illuminatus,,, quizás algún dia descubra a la Tony Soprano que hay en mí, no me sorprendería, pero para orígenes italianos…de momento me quedo con mi esencia lady Gaga y mis antepasados italianos (mi visabuelo). ¿Envidia? Sí. Pero no quiero el libro, quiero que me cocinen lo que sale en este libro. ^_

  8. arturovillarrubia

    Imagenes apetitosas…

  9. …Y dulces reencuentros Arturo. Gracias por seguir visitando el blog..

  10. corradik

    please remove immediatly the picture of sean connery with spaghetti i’m the owner of the negative!!!!!!!!!!!!!!

  11. Hello, I will need more information about the rights. This is a non profit blog. Thank you.

  12. Pingback: Ferran Sala Casasampere » Cuando el cine comía spaghetti

  13. Pingback: Cuando el cine comía spaghetti | Ferran Sala Casasampere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s