Archivo mensual: abril 2010

El placer de naufragar

Las señoras inglesas del siglo XIX se aburrían, sentían el vacío existencial propio de las personas poco ocupadas. Pero les quedaban otros placeres: la afición a la conversación, tomando el té con las amigas o mandándose cartas en las que se contaban sus pequeñas-grandes cosas. Las más afortunadas pudieron experimentar el placer de naufragar, como lo demuestra una carta de la Sra. Dulcimer en 1863 tras vivir un naufragio:

“Si alguna vez naufragas, mi queridísima Laura, trata de arreglarlo de manera que sea la Penínsular & Oriental Company quien conduzca la catástrofe. Tengo entendido que otras compañías te ahogan a veces, y ahogarse es un asunto muy prosaico propio sólo de gentes de mar y pasajeros de segunda clase. Acabo de naufragar bajo los auspicios de la P&O y te aseguro que es la cosa más agradable que se pueda imaginar. Tiene sus pequeños inconvenientes sin duda, pero también los tiene un picnic, y el naufragio fue uno de los picnics más agradables que puedas imaginarte.”

The London Gaiety Girls. Cincinnati : Donaldson Lith. Co., [1891]. Theatrical Poster Collection (Library of Congress).

Unos años más tarde la primera guerra mundial les ofrecería a las inglesas la ocasión de alistarse a la WRNS (Women’s Royal Naval Service), popularmente conocida como Wrens, cuyo eslogan era: “Join the Wrens—free a man for the fleet.” Porfín podrían naufragar, disparar armas y finalmente vivir “su vida” lejos del control social y del aburrimiento  propio de las Alicias (en el País de las Maravillas) que tan bién conoció Lewis Caroll.

Posts relacionados en Más caviar, por favor…:

POSH

Palabras de finas damas

Libro: “Náufragos de antaño. Los grandes naufragios en la Costa de la Muerte en el siglo XIX“. Juan Campos Calvo-Sotelo. Editorial Juventud. 2002.

7 comentarios

Archivado bajo Caviares epistolares

Fillette

Ésta es Fillette. Una escultura de látex en forma de pene de la artista Louise Bourgeois y el autor de este magnífico retrato no podia ser otro que Robert Mapplethorpe. Fillette nació en 1968, y su significado en francés hace referencia al nombre que se le da a una chica joven e inexperta. También la podemos interpretar como un bebé: tierna, dulce, indefensa… Puede ser que si nos acercamos a ella experimentemos el sentimiento de protección de las madres cuando acercan a sus bebés como si los pudiesen devolver a su cuerpo. Y es que all fin y al cabo un penis es gentil, tan solo hace falta saberlo tratar bien y aprender a servirse de él.

Louise Bourgeois con Fillette, 1982. fotografía de Robert Mapplethorpe.

Bourgeoise afirmó cuando se le tomó esta fotografía que “Cuando llevo un pequeño falo como este entre los brazos lo siento como un objeto gentil, no un objeto al que quiera hacer daño. Mi gentileza entonces se dirige hacia los hombres”. Tanto la fotografía (la sonrisa un tanto perversa de Louise y la manera de sostener el pene-escultura) como la afirmación, no dejan de tener un sentido bastante irónico. Sobretodo si tenemos en cuenta que su padre la llevaba a “voir les filles” (visitar a las prostitutas) cuando era niña, haciendole presenciar un auténtico desfile de chicas posando para su papá, quien escogia y rechazaba a las que le apetecía. Louise decía ” Me identificaba con las que rezachaba.(…)El deseo de gustar gustar es una motivación pero no hay reglas. Es la ruleta russa”. El resultado fué que a él le dedicó obras como “Déstruction du père, (1974)“, la materialización de su sueño infantil de comerse y destruir a su padre. Lo más probable es que Bourgeoise también buscase venganza en esta fotografía con Fillette, como si con la edad hubiese incorporado la fuerza y el dominio sexual que toda mujer posee y que un dia su padre arrebató a unas cuantas.

Janus 1968 Bronce. Louise Bourgeois.

La reconciliación se produce con su serie de Janus, dobles falos que se vuelcan hacia ellos mismos y que introducen lo masculino en lo femenino, figurando al mismo tiempo la vagina (corte floral central) y el falo, llevándonos a una visión del mundo donde hombre y mujer forman un único cuerpo, dejando de  lado la noción de objeto para pasar a la de sujeto y a la harmonía entre masculino/femenino. ¿Porque… quién no cuidaría y se fundiría con estas hermosas criaturas tan sensibles e indefensas?

Me pido este de peluche, suave e imponente como compañero de habitación, para cuidarlo y protegerlo.

8 comentarios

Archivado bajo Caviares de arte, Caviares de fotografia