El placer de naufragar

Las señoras inglesas del siglo XIX se aburrían, sentían el vacío existencial propio de las personas poco ocupadas. Pero les quedaban otros placeres: la afición a la conversación, tomando el té con las amigas o mandándose cartas en las que se contaban sus pequeñas-grandes cosas. Las más afortunadas pudieron experimentar el placer de naufragar, como lo demuestra una carta de la Sra. Dulcimer en 1863 tras vivir un naufragio:

“Si alguna vez naufragas, mi queridísima Laura, trata de arreglarlo de manera que sea la Penínsular & Oriental Company quien conduzca la catástrofe. Tengo entendido que otras compañías te ahogan a veces, y ahogarse es un asunto muy prosaico propio sólo de gentes de mar y pasajeros de segunda clase. Acabo de naufragar bajo los auspicios de la P&O y te aseguro que es la cosa más agradable que se pueda imaginar. Tiene sus pequeños inconvenientes sin duda, pero también los tiene un picnic, y el naufragio fue uno de los picnics más agradables que puedas imaginarte.”

The London Gaiety Girls. Cincinnati : Donaldson Lith. Co., [1891]. Theatrical Poster Collection (Library of Congress).

Unos años más tarde la primera guerra mundial les ofrecería a las inglesas la ocasión de alistarse a la WRNS (Women’s Royal Naval Service), popularmente conocida como Wrens, cuyo eslogan era: “Join the Wrens—free a man for the fleet.” Porfín podrían naufragar, disparar armas y finalmente vivir “su vida” lejos del control social y del aburrimiento  propio de las Alicias (en el País de las Maravillas) que tan bién conoció Lewis Caroll.

Posts relacionados en Más caviar, por favor…:

POSH

Palabras de finas damas

Libro: “Náufragos de antaño. Los grandes naufragios en la Costa de la Muerte en el siglo XIX“. Juan Campos Calvo-Sotelo. Editorial Juventud. 2002.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Caviares epistolares

7 Respuestas a “El placer de naufragar

  1. Wilson desinflado, Tom Hanks no se la pasó tan bien. Mujeres naufragantes del pasado, y las ahora viven aventuras publicadas en los diarios. No hay mucha diferencia, quizá en la ropa. Ahora por no poco dinero pueden vivir lentamente en rápidos, escalar grandes paredes, montar a caballo, soltarse el cabello y luego, regresar a su cubículo. Vaya, pero si lo pienso mejor, nada se compara a naufragar en el mar, para quitar el sabor de rutina al naufragio existencial tan a la deriva.

  2. tu

    Un amigo inglés intentaba explicarme que a algunas personas que navegan hay que atarla para que no se arroje al agua cuando el mar está agitado, ya que algunos entran en pánico y lo hacen. Me lo intentaba explicar en su castellano limitado y traducía “rope” por ropa (falsos amigos lingüísticos). “Les ponen ropa para que no se tiren al agua”, decía. Y yo: ¿qué, que les ponen ropa?, ah, que las atan quieres decir.
    Nos reímos de la confusión, y lo mejor de todo fue su ocurrencia posterior: también podrían ponerles ropa, ¿por qué no?, conozco mujeres suicidas que aguantarían una tempestad a bordo con tal de no echar a perder un Coco Chanel o un Versace.

  3. Un barco se hunde y naufragan séis personas: dos escoceses, dos galeses y dos ingleses. Después de un tiempo, un equipo de rescate los encuentra y comprueba que durante su periodo de naufragio los escoceses han podido montar una destilería y ahora discuten por la participación en el negocio; los galeses han organizado un coro a capella y los dos ingleses no se hablan porque todavía no han sido presentados formalmente.

  4. Otra referencia literaria poderosa de naufragios y actitudes:

    -Cuatro corazones con freno y marcha atrás, de Enrique Jardiel Poncela.

  5. Con tu permiso, te robo la imagen para ilustrar un post sobre el deerstalker que estoy preparando.

  6. -Mobtomas: Sí, para esta finalidad está la colección “Navy” que sacan Chanel y otras marcas. Es usted un poeta… un placer tenerlo en la casita de caviar.

    -Bárbara: ¿F.Battiato vuole annegare? ^_^ ¿Ma non era lui chi cercava “un centro di gravità permanente” http://www.youtube.com/watch?v=hFGz-t5R0BE? Muchísimas gracias por la canción, no la conocía y además no me canso nunca de este signore.

    -Tú: Curioso síndrome… Sí, demasiada Vogue consumimos y luego acabamos con pareos de más de mil euros capaces de salvarnos del suicidio… Debe ser por eso que cuestan un riñón, porque dudo de su resistencia al agua marina por más buena que sea la seda con la que los confeccionan y la mano de la costurera que los cose (auténticas heroínas por cierto),,, Aquí un documental sobre moda donde podemos ver “lo bien” que trata Karl Lagerfeld a sus costureras (el segundo a continuación del de Balenciaga): http://bit.ly/bxTTPY -producido por Arte France-. Para un domingo de pereza.

    -Illuminatus: No es para tirar piedras encima de mi propio tejado pero… Seguro que una servidora les acabaría vendiendo el alcohol que destilan los escoceses a los galeses para que tengan más inspiración en sus cantos y para facilitar el buen entendimiento entre los ingleses. Que con una copita en mano todo se puede ver más bonito. Con lo que me gustaría a mí ser logotipo de un buen vino, cava, vodka e incluso de whisky,,, Como el niño de cacaolat pero con más grados encima. Me ha gustado su historia ^_^.

    -Miguel: No lo he leído. Estoy tentada de darle las culpas a la educación patria tan centrada en la burguesía del “botiguer” y las reflexiones de Josep Pla… pero mentiría. Se trata de desconocimiento. Tengo que aprender mucho de escritores como Jardiel Poncela. Me apunto la referencia para leerlo y la agradezco.

    -Evil Preacher: Robe, robe, que yo también la robé, con guante blanco, eso sí.Estaré atenta a su post sobre el deerstalker aunque a veces me despisto por falta de tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s