Archivo de la etiqueta: Boris Vian

Clams Jorjobert y la bella Gaviale

Clams Jorjobert y la bella Gaviale tenian una relación particular. Ella como su nombre indica era bella, comía pastelillos tunecinos de pistacho mientras Clams Jorjobert planificaba como robar una locomotora para satisfacer a su mujer, adicta a los caprichos extravagantes a los que él cedía por darse y darle placer:

-También podría robar una locomotora con la misma facilidad -explicó Clams Jorjobert-. Pero seria preciso que me cubriera las manos de grasa y la cara de carbonilla. Además, a pesar de que tengo estudios superiores, me podría ocurrir que me descubriera incapaz de conducir una locomotora.

-Oh! -dijo Gaviale-. Te las arreglarías muy bien.

-Prefiero no intentarlo- repuso Jorjobert-. Por añadidura no soy ambicioso, y una media de cien mil diarios me satisface plenamente.Ello por no mentar el inconveniente de los raíles. Circular sin autorización por la red del ferrocarril me traería muchos problemas. Y por la carretera, con una locomotora, llamaría la atención.

-Te falta arrojo -afirmó la bella Gaviale-. Por esto te amo… Oye, me me gustaría pedirte una cosa.

American Railroads – The Great Day Has Come (1945). Anuncio publicitario.

La bella Gaviale no se enfadó por la repentina falta de coraje de su amado porque ya tenia en mente otro objetivo…

-Lo que quieras, querida mía -respondió Clams Jorjobert. Y al decirlo se pavoneaba con su uniforme de chófer. Ella le atrajo hacia sí y le dijo unas palabras al oído. Acto seguido se sonrojó y escondió la cara en un cojín desvencijado. Clams se rió con toda su alma.

No sabemos qué le pidió la bella Gaviale a Clams, pero la respuesta fue digna de todo un caballero:

-Ya está, querida mía -dijo-. Aquí traigo el uniforme. Tiene de todo, hasta hacha. Dispondrás de tu coche de bomberos cuando lo desees.
-¿Podremos pasearnos en él el domingo?
-Desde luego.
-¿Y tendrá una escalera muy grande?
-Tendrá una escalera muy grande.
-¡Querido, te quiero!

Fire Belle. Gil Elvgren. 1958.

La bella Gaviale era feliz, pero también insaciable, lo que le acarreó algún problemilla a Clams Jorjobert:

En la cárcel, a Dodilongo se le hacía el tiempo luengo. Escuchó pasos que se acercaban, y se levantó para ver quién era. El carcelero se detuvo delante de su puerta, y la llave hurgoneó en la cerradura. Clams Jorjobert pasó al interior.
-Hola -dijo.
-Se te saluda, viejo -respondió Dodilongo-. Muy amable de tu parte venir a hacerme compañía. El tiempo se me estaba haciendo demasiado luengo. Los dos se rieron a pesar de que la astucia lingüística quedó hecha ya unas líneas más arriba.
-¿Por qué estás aquí? -preguntó Léon.
-Por una tontería -suspiró Jorjobert-. Acababa de birlar el coche de bomberos… Pero las mujeres son insaciables. Se le antojó una carroza
fúnebre
.
-Es una exagerada -dijo Dodilongo comprensivo, pues su mujer nunca había pasado del autocar de treinta y cinco plazas.
-¿Verdad que sí? -continuó Clams-. Bueno, el caso es que compré un ataúd, me metí dentro y me fui a buscar la dichosa carroza.
-No comprendo por qué tuvo que salirte mal –dijo Dodilongo.
-¿Alguna vez has intentado caminar metido dentro de un ataúd? -prosiguió Clams-. Me hice un lío con los pies y, al caer, aplasté a un perrito. Como era el de la esposa del director de la prisión, la cosa vino por sí sola.
¿Te das cuenta?
Léon Dodilongo meneó la cabeza.
-¡Caramba! -dijo-. Mala pata…

La historia de Clams Jorjobert y la bella Gaviale la contaba Boris Vian en su relato “Mala pata“, incluído en el libro El lobo hombre. Y yo me pregunto de dónde sacaba Vian a estos hombres dispuestos a regalarnos un coche de bomberos, una carroza fúnebre… Quizás los imaginó, o quizás solo existían en el París de los 40s-50s… o se extinguieron querido Boris. Continuaré soñando con mi coche de bomberos, por si acaso…

Post relacionado en Más caviar, por favor…: Boris Vian

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Caviares de libros

Boris Vian

Mañana se cumplirá el 50 aniversario de la muerte de Boris Vian. Como autor y cantante de canciones su discografia cuenta con más de 400 piezas, algunas tan famosas y polémicas como Le déserteur, que explica la historia de un chico que rechaza ir a la guerra: “S’il faut donner son sang / Allez donner le vôtre” . Una canción que los reclutas destinados a Argelia silbaban cuando subían al barco en Marsella y que estuvo prohibidísima. Como escritor tampoco esquivó el escándalo, especialmente con su obra J’irai cracher sur vos tombes, donde se combina el racismo, el sexo, las drogas y el alcohol, la violencia y el sadismo y que le supuso una multa de 100.000 francos por ultraje a la moral. Ahora la Biblioteca de la Pléiade (Gallimard) reedita toda su obra en libro de bolsillo. Además Vian también destacó en su faceta de inventor con la invención del piano cocktail, un piano que elaboraba cócteles según la música que sonaba. En la Barcelona afrancesada de los 50 y comienzos de los 60 parece ser que hablar de Boris Vian era un método infalible para ligar, aunque su merecido reconocimiento le llegó una vez muerto al polifacético Vian.

BORIS VIAN

Un par de joyas musicales de Boris Vian :

Je suis snob escuchar Je suis snob

J’suis snob… J’suis snob
C’est vraiment l’seul défaut que j’gobe
Ça demande des mois d’turbin
C’est une vie de galérien
Mais quand je sors avec Hildegarde
C’est toujours moi qu’on regarde
J’suis snob… Foutrement snob
Tous mes amis le sont
On est snobs et c’est bon

Chemises d’organdi, chaussures de zébu
Cravate d’Italie et méchant complet vermoulu
Un rubis au doigt… de pieds, pas çui-là
Les ongles tout noirs et un très joli p’tit mouchoir
J’vais au cinéma voir des films suédois
Et j’rentre au bistro pour boire du whisky à gogo
J’ai pas mal au foie, personne fait plus ça
J’ai un ulcère, c’est moins banal et plus cher

J’suis snob…
J’m’appelle Patrick, mais on dit Bob
Je fais du ch’val tous les matins
Car j’ador’ l’odeur du crottin
Je ne fréquente que des baronnes
Au nom comme des trombones
J’suis snob… Excessivement snob
Et quand j’parle d’amour
C’est tout nu dans la cour

On se réunit avec les amis
Tous les vendredis, pour faire des snobismes-parties
Il y a du coca, on déteste ça
Et du camembert qu’on mange à la petite cuillere
Mon appartement est vraiment charmant
J’me chauffe au diamant, on n’peut rien rêver d’plus fumant
J’avais la télé, mais ça m’ennuyait
Je l’ai retournée… d’l’aut’ côté c’est passionnant

J’suis snob… ahaha…
J’suis ravagé par ce microbe
J’ai des accidents en Jaguar
Je passe le mois d’août au plumard
C’est dans les petits détails comme ça
Que l’on est snob ou pas
J’suis snob… Encore plus snob que tout à l’heure
Et quand je serais mort, j’veux un suaire de chez Dior

boris+vian

Barcelone escuchar Barcelone

Barcelone
Des pavés, du soleil, des visages
Un été plein d’images
Et de fleurs
Barcelone
Dans le port un bateau qui s’amarre
Le bourdon des guitares
Et mon coeur
J’ai revu
Cette rue sous le ciel de septembre
J’ai revu
La fenêtre grillée de sa chambre
Jours trop courts
Le vent chaud caressait nos visages
Et l’amour
Nous jetait des étoiles au passage
Barcelone
Souvenir de nos nuits haletantes
D’un été qui me hante
Barcelone

Ce matin
Je reviens dans la rue douce et triste
Le chemin
M’a mené jusqu’au banc de jadis
Et soudain
Te voilà c’est bien toi rien n’existe
Dès demain
Tous les deux nous irons vers la vie
Barcelone
Sur le port, dans le vent qui se lève
Je vois vivre mon rêve
Barcelone

Más información sobre Boris Vian, los actos que se preparan en Francia con motivo del 50 aniversario, y la reedición de sus obras en el blog Boris Vian – 2009-.

Una escapada: A la Fondation Boris Vian, en Eus, un pueblo precioso cercano a Prada de Conflent y a la maravillosa montaña del Canigó. Cada verano la fundación celebra un festival de música, “Nits de Cançó i de música a Eus” para brindar por la eterna juventud de Boris Vian.

12 comentarios

Archivado bajo Caviares de música