Archivo de la etiqueta: Helmut Newton

El regreso de la lencería

El corsé, el liguero, los body shapers, los coulottes,las fajas y todos los atuendos propios de una pin-up o de una stripper han regresado y ya no seremos nada sin lucirlos. Si hace un siglo la Alta Costura liberaba a la mujer de la tiranía del corsé y en los años 20 se implantaba la moda de disimular el volumen del pecho con bandas ceñidas, pasando por la quema de sujetadores durante los 60’s, ahora, casi medio siglo después, la lencería vuelve su mirada a las piezas vintage y a lo sexy. Y es que Hugh Grant en El diario de Bridget Jones ya anunciaba la tendencia al emocionarse al ver las gigantescas bragas de la protagonista: –¡Qué pedazo de bragas llevas! – decía él…

Monica Bellucci. Por Helmut Newton.

Según el sociólogo y filósofo francés Gilles Lipovetsky, analista de la era del consumo y del lujo, “Eso demuestra que la convergencia de los sexos hacia un mundo unisex es completamente falsa. No tendemos a igualarnos. La mujer ya no quiere ser hombre y desea mantener vivos elementos típicamente femeninos”. También afirma que la causa última de este auge de la lencería de encajes y sofisticación es “la voluntad de las mujeres de expresar y reafirmar su feminidad” (mmmm…).

Sarah Shotton, directora creativa de la marca inglesa de lencería Agent Provocateur defiende que “al margen de los motivos funcionales, un conjunto bonito tiene una capacidad casi milagrosa para dar a la mujer una inyección de seguridad y autoconfianza”. Lo que estaría en la lína de las opiniones de Dita Von Teese, musa y precursora de este estilo de lencería: “Busco lo que personalmente me hace sentir sexy y me da seguridad. La clave de la seducción es la autoconfianza”. Aunque la ecuación que nunca falla y en lo que coinciden Shotton y Lipovetsky es: hombre nuevo=lencería nueva.

Campaña de Agent Provocateur por Alice Hawkins

Pero por más teóricos instruidísimos que intenten averiguar los secretos de la lenceria femenina y sus entresijos, este seguirá constituyendo uno de los misterios y rituales más íntimos y resguardados del género femenino. Y es que a veces incluso nos da por rendirles homenaje a nuestras braguitas ensangrentadas (cualquier día serán tendencia) mediante un merecidísimo  ritual funerario. ¿Algún  “Lipovetsky” nos vendrá a explicar el por qué o se lo contamos nosotras mismas?:

A funeral for bloody panties proyecto de Hasisi Park via Hotel Oriental

Guarden sus tangas, vacíen el cajón de la abuela y dispónganse a llevar corsets, culottes, ligueros, fajas, que ahora esto es lo “sexy” y…  júrense por favor que nunca jamás caeremos en la tentación de los miriñaques, que hasta aquí podíamos llegar.

Libros recomendados:

Histoire de la lingerie.Chantal Thomass. Ed. Perrin. 2009.

1000 Dessous. A History of Lingerie. Ed. Taschen.

Lo último para ir con la pieza estrella de las celebrities: Spanx (sí, de la palmadita traviesa en el culo; Spank). Feo pero útil para “adelgazar” y sufrir un poco.

11 comentarios

Archivado bajo Caviares de moda, Caviares de tendencias

Helmut Newton y la divina desnudez

La moda tiene sexo. Y la fotografía se ha encargado de mostrarlo sutilmente desde mediados del siglo XX, cuando ilustres nombres como Erwin Blumenfeld o Fernand Fonsagrives ya se atrevían a mostrar desnudos femeninos cubiertos por gasas o expuestos al sol. Desde entonces muchos han sido los fotógrafos que han “alegrado” la moda con su particular visión sexual de ella… Pero ninguno ha hecho del sexo su principal fuente de inspiración para realizar trabajos que resultaran realmente transgresores como lo hizo Helmut Newton. Por este motivo la editorial Taschen, diez años después de la impactante publicación del libro de Newton Sumo (el libro más caro y de mayores dimensiones del siglo XX), le rinde homenaje al maestro de la osadía con una reedición más asequible en tamaño y precio -no se engañen, pesa y no es precisamente barato, pero vale la pena por tratarse de una delícia y una maravilla para los sentidos-.

Newton-self portraitAutoretrato con su mujer y modelos, París 1981

Helmut Newton, el berlinés nacido en el seno de una rica família judía, el que fue un niño sin ningún interés por los estudios pero con una gran fascinación por las cámaras.El que escandalizó e intrigó al mundo de la moda durante medio siglo con sus provocativas mujeres y su fama de enfant terrible. Una fama ganada a pulso. “La noche de los cristales rotos” le obligó a huir rumbo a China pero acabó en Singapur, donde pronto se convirtió en gigoló y amante de una mujer mayor. Se volvió a subir a un barco, esta vez rumbo a Australia, donde comenzó a trabajar como fotógrafo en la edición de Vogue para este país  y donde conoció a su inseparable esposa June.

juneJune Newton, París 1972

Pero fue en París donde Newton encontró el lugar perfecto para un estilo que lo convirtió en el “rey del vicio y príncipe del porno”. El Newton que ilustra la famosa sesión para Vogue París donde el esmoquin de Yves Saint Laurent contrasta con la pálida desnudez de una modelo en actitud fría y desafiante frente a la seducción de una mujer andrógina, moderna y terriblemente sensual.

Yves Saint Laurent-NewtonRue Aubriot, Yves Saint Laurent, French Vogue, París 1975

Estamos ante el fotógrafo que en 1976 transformó la boutique de Hermès de la rue Faubourg Saint-Honoré en el sex-shop más caro y lujoso del mundo para el Vogue francés; en los expositores exhibió espuelas, látigos, accesorios de cuero… y a las dependientas las vistió de estrictas institutrices.

saddleSaddle I, Paris 1976

Las feministas se le hecharon encima acusándole de ser un esclavo de la sociedad de consumo y de mostrar a las mujeres como “trozos de carne”, ante lo que Newton respondía: “Lo único que me importa es que deletreen mi apellido correctamente” o “Para los que se escandalizan ante mis fotos sólo tengo una respuesta: hay que estar a la altura, incluso de la mala reputación”. Probablemente sea Manolo Blahnik, gran admirador del maestro, quien más razón tiene al definir la fotografía de Newton: “La estética femenina de Newton era única. Fue un hombre que fotografió a mujeres que realmente parecen mujeres”.

American PlayboyVoyeurism, American Plaboy, Los Angeles 1989

En sus últimos años de trabajo, Newton no se sintió muy a gusto con la política empresarial de las editoriales, pero Anna Wintour y Franca Sozzani siguieron apostando por él hasta que un ataque cardíaco al salir del Château Marmont de Los Ángeles en 2004 le hizo perder el control de su Cadillac.

Carla Bruni y sus padres. NewtonCarla Bruni con sus padres, Vanity Fair, Cavalaire, Francia 1992

Su legado se encuentra en la obra fotográfica de sus “herederos”, especialmente en la de Terry Richardson, aunque también podríamos citar a Mario Testino, Steven Klein, David Lachapelle, Ellen Von Unwerth, el dúo Inez van Lamsweerde y Vinnodh Matadin, Paolo Roversi, Mario Sorrenti… y tantos nombres más que como nosotros han sucumbido a la belleza de unas fotografías que nos demuestran que la moda además de tener sexo, lo practica.

Algo más:

-Entrevista a Helmut Newton por Michael Kaplan en Graphis, Sep/Oct 2002

-The Helmut Newton Foundation

10 comentarios

Archivado bajo Caviares de fotografia, Caviares de libros, Caviares de moda