Archivo de la etiqueta: Luciano de Samosata

Onfale o la dominatrix de Lídia

Cuenta Apolodoro que por matar a su amigo Ifito en un ataque de locura, Hércules fue vendido como esclavo a Onfale, reina de Lidia, por un período de tres años. Pero ésta pronto aligeró su suerte convirtiéndole en su amante. Estando a su servicio, Hércules se afeminó, para diversión de Onfale que le obligaba a llevar ropas y adornos de mujer y le hacia hilar la lana. Ovidio cuenta que Pan, que se habia enamorado de Onfale, entró una noche en su alcoba y, confundido por la ropa de Hércules, se metió por equivocación en la cama de éste. Fue expulsado immediatamente; que una cosa era ceder ante los caprichos de la bella Onfale y otra muy distinta dejarse manosear por el muy pero que muy salido dios Pan. A Onfale además le gustaba llevar la piel de león de Hércules y su garrote. Según Luciano de Samosata en su Tratado sobre cómo escribir la historia X, Onfale también le propinaba a Hércules algún que otro golpecito de sandalia. Estos eran los placeres a los que el fuerte de Hércules se sometía para gozo y felicidad de su ama, quien finalmente lo convirtió en su esposo. Desconocemos si conseguida la categoría de marido Hércules, pudo o quiso cambiar los hábitos y costumbres  de Onfale, pero con lo entretenida que parece estar tirándole de la oreja al héroe en este cuadro de Peter Paul Rubens, parece difícil de imaginar que lo consiguiese.

Hércules y Onfale. Peter Paul Rubens. 1602-1605. París, Musée du Louvre.

Indiscutiblemente la imagen se asocia al dominio de la mujer sobre el hombre, siendo muy probable que el mito tenga sus orígenes en ritos primitivos de fertilidad en los que la diosa madre estaba asociada a un dios masculino subordinado, y que no distan mucho de la idea que tenemos hoy en día de lo que es una dominatrix. Porque todas tenemos algo de amas, algo de Onfale,,, quizás apoderándonos tras nuestras pequeñas victorias de piezas del vestuario masculino, como sus camisas, que pasan a recubrir nuestro cuerpo para sellar nuestra victoria mientras nos fumamos un cigarrillo y observamos el cuerpo masculino desnudo y rendido en la cama.

10 comentarios

Archivado bajo Caviares de arte