Archivo de la etiqueta: Manolo Blahnik

Helmut Newton y la divina desnudez

La moda tiene sexo. Y la fotografía se ha encargado de mostrarlo sutilmente desde mediados del siglo XX, cuando ilustres nombres como Erwin Blumenfeld o Fernand Fonsagrives ya se atrevían a mostrar desnudos femeninos cubiertos por gasas o expuestos al sol. Desde entonces muchos han sido los fotógrafos que han “alegrado” la moda con su particular visión sexual de ella… Pero ninguno ha hecho del sexo su principal fuente de inspiración para realizar trabajos que resultaran realmente transgresores como lo hizo Helmut Newton. Por este motivo la editorial Taschen, diez años después de la impactante publicación del libro de Newton Sumo (el libro más caro y de mayores dimensiones del siglo XX), le rinde homenaje al maestro de la osadía con una reedición más asequible en tamaño y precio -no se engañen, pesa y no es precisamente barato, pero vale la pena por tratarse de una delícia y una maravilla para los sentidos-.

Newton-self portraitAutoretrato con su mujer y modelos, París 1981

Helmut Newton, el berlinés nacido en el seno de una rica família judía, el que fue un niño sin ningún interés por los estudios pero con una gran fascinación por las cámaras.El que escandalizó e intrigó al mundo de la moda durante medio siglo con sus provocativas mujeres y su fama de enfant terrible. Una fama ganada a pulso. “La noche de los cristales rotos” le obligó a huir rumbo a China pero acabó en Singapur, donde pronto se convirtió en gigoló y amante de una mujer mayor. Se volvió a subir a un barco, esta vez rumbo a Australia, donde comenzó a trabajar como fotógrafo en la edición de Vogue para este país  y donde conoció a su inseparable esposa June.

juneJune Newton, París 1972

Pero fue en París donde Newton encontró el lugar perfecto para un estilo que lo convirtió en el “rey del vicio y príncipe del porno”. El Newton que ilustra la famosa sesión para Vogue París donde el esmoquin de Yves Saint Laurent contrasta con la pálida desnudez de una modelo en actitud fría y desafiante frente a la seducción de una mujer andrógina, moderna y terriblemente sensual.

Yves Saint Laurent-NewtonRue Aubriot, Yves Saint Laurent, French Vogue, París 1975

Estamos ante el fotógrafo que en 1976 transformó la boutique de Hermès de la rue Faubourg Saint-Honoré en el sex-shop más caro y lujoso del mundo para el Vogue francés; en los expositores exhibió espuelas, látigos, accesorios de cuero… y a las dependientas las vistió de estrictas institutrices.

saddleSaddle I, Paris 1976

Las feministas se le hecharon encima acusándole de ser un esclavo de la sociedad de consumo y de mostrar a las mujeres como “trozos de carne”, ante lo que Newton respondía: “Lo único que me importa es que deletreen mi apellido correctamente” o “Para los que se escandalizan ante mis fotos sólo tengo una respuesta: hay que estar a la altura, incluso de la mala reputación”. Probablemente sea Manolo Blahnik, gran admirador del maestro, quien más razón tiene al definir la fotografía de Newton: “La estética femenina de Newton era única. Fue un hombre que fotografió a mujeres que realmente parecen mujeres”.

American PlayboyVoyeurism, American Plaboy, Los Angeles 1989

En sus últimos años de trabajo, Newton no se sintió muy a gusto con la política empresarial de las editoriales, pero Anna Wintour y Franca Sozzani siguieron apostando por él hasta que un ataque cardíaco al salir del Château Marmont de Los Ángeles en 2004 le hizo perder el control de su Cadillac.

Carla Bruni y sus padres. NewtonCarla Bruni con sus padres, Vanity Fair, Cavalaire, Francia 1992

Su legado se encuentra en la obra fotográfica de sus “herederos”, especialmente en la de Terry Richardson, aunque también podríamos citar a Mario Testino, Steven Klein, David Lachapelle, Ellen Von Unwerth, el dúo Inez van Lamsweerde y Vinnodh Matadin, Paolo Roversi, Mario Sorrenti… y tantos nombres más que como nosotros han sucumbido a la belleza de unas fotografías que nos demuestran que la moda además de tener sexo, lo practica.

Algo más:

-Entrevista a Helmut Newton por Michael Kaplan en Graphis, Sep/Oct 2002

-The Helmut Newton Foundation

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Caviares de fotografia, Caviares de libros, Caviares de moda

No sin mis stiletto

Símbolos del poder de seducción femenino, los zapatos de tacón han pasado de ser  objetos oscuros -en el s.XVIII el científico, teólogo y filósofo Emmanuel Swedenborg afirmó que simbolizaban las “bajas cosas naturales“- y causantes de  males como artritis, dolores de espalda, heridas en los pies e incluso de trastornos mentales tan graves como la esquizofrenia, para convertirse en la actualidad en una solución perfecta para mejorar la sexualidad femenina, según los estudios realizados por la uróloga de la Universidad de Verona Maria Cerruto.

smile magazine

Editorial-Smile Magazine-Mayo 09. Fotografia de Chris Heads. Via Foto Decadent.

Cerruto estudió a 66 mujeres menores de 50 años y descubrió que aquellas que mantenían su talón a 15 grados del suelo -el equivalente a un tacon de siete centímetros- mostraban un 15% menos de actividad eléctrica en los músculos pélvicos de las que utilizaban zapato plano. Este resultado significa que los músculos están más relajados cuando las mujeres utilizan zapatos de tacón, que además incrementan la fuerza de los músculos pélvicos y la habilidad de contracción, facilitando un mayor placer sexual. O lo que es lo mismo, sale más a cuenta calzar unos buenos stiletto que utilizar bolas chinas, aunque antes es recomendable aprender  a caminar con ellos.

desfile Prada

Caída de una modelo en un desfile de Prada.

Para disfrutar de estos maravillosos zapatos, el Museo del Traje de Madrid presenta hasta el 30 de agosto del 2009 la muestra Tacones de aguja. Fascinación y seducción, organizada por el Museo del Calzado de Vigevano donde se presenta la historia del zapato de tacón (il tacco a spillo), y que tiene como gran protagonista el tacón de aguja o stiletto, mediante un recorrido cronológico desde la década de los cincuenta hasta nuestros días, con creaciones de grandes firmas como Prada, Manolo Blahnik, Christian Louboutin o Jimmy Choo.

ossieFlore

Dibujos de Manolo Blahnik. Izqda. Modelo Ossie (1972)  y dcha. modelo Flore (1997)

Christian Louboutin decia que creaba zapatos para “mujeres que quieren alcanzar el cielo”, y aunque eso de alcanzar el cielo tiene sus sacrificios, a partir de ahora voy a decir “No sin mis stiletto”. Adiós a las bailarinas, a las espardenyes catalanas, a las abarques menorquinas, y sí a los zapatos de tacón de aguja interminable.

5 comentarios

Archivado bajo Caviares de moda, Caviares sexis